Te puedes imaginar la de situaciones de ataques de nervios que he presenciado a lo largo de los años que llevo haciendo reportajes de bodas. Y la conclusión a la que he llegado es que se producen por falta de planificación: si te tomas la molestia de dejar unos cuantos detalles  preparados tu gran dia será mucho más bonito y lo disfrutarás más. Será inolvidable.

En principio es muy importante que si va a ir a tu casa una maquilladora o una peluquera, que además va a maquillar y peinar también a tu madre, hermanas … es my importante que les dejes claro a qué hora quieres estar preparada. A muchas novias se les hace tarde y vienen los nervios a la hora de vestirse porque han empezado a maquillarse muy tarde.

La mayor parte de las veces no es culpa de la maquilladora. Ella llega a su hora y  a veces se la sobrecarga de encargos. Lo razonable es dejar claro que sea como sea tú quieres estar lista a una hora determinada para poder vestirte con calma y sin agobios.En un momento determinado no está mal engañarla un poquito y si en realidad quieres estar lista a las doce en punto, dile que quieres estar lista a las menos cuarto.

Es fundamental tener preparado un «kit de emergencia de costura». Se puede soltar un enganche en el último momento, o se puede perder un corchetito, o ya te puedes imaginar.Ten preparado con anticipación lo que pudieras necesitar.

Si no lo tienes que utilizar, mejor. Pero tedrías que ver las caras de las familias cuando se ha formado un follón porque faltaba un simple botoncito.

Si decides alquilar un coche con conductor asegurate de algo que te va a parecer increible tener que asegurar: que el chofer sepa el camino a la Iglesia. En más de una ocasión la novia ha llegado tarde porque el chofer no tenía claro cómo llegar.

 

Si la cola de tu vestido es larga asegúrate de tener a alguien que te la extienda para que tu entrada quede triunfal.

En más de una ocasión he tenido que ser yo quien le prepare la cola a la novia. No me quejo, pero queda más bonito si lo hace una hermana, una superamiga …

Las fotos de grupos familiares en el altar de la Iglesia, al terminar la Ceremonia son pesadísimas pero imprescindibles. La gente suele salirse a la calle porque están fritas por fumar y hablar y cuesta un trabajo enorme hacerles entrar.

Lo mejor es que te busques a alguien de confianza (hermana, prima, superamiga) y le encomiendes la heróica tarea de que la gente no se haga la remolona. Los mismo para tu novio: alguien de su familia que haga de pastorcillo.

Éste último consejo va a ser útil dependiendo del temperamento que tengas. Me refiero al momento de repartir los regalitos por las mesas.  Si te encargas tu sola y hay muchos invitados vas a quedar para el arrastre. Es mejor asegurarte previamente la ayuda de personas que sabes que no se van a hacer luego las locas.

En fin, con estos pequeños consejos preparados de antemano tendrás muchas cosas de las que despreocuparte y poder disfrutar de tu gran dia.